¿Objetivos académicos o valores educativos?

  • Home
  • ¿Objetivos académicos o valores educativos?
Shape Image One
¿Objetivos académicos o valores educativos?

Los valores son los cimientos sobre los cuales se erige la educación significativa. Van más allá del simple conocimiento y abarcan cómo deseamos interactuar con el mundo y las personas que nos rodean. Para los educadores, esto se traduce en un compromiso no solo con la transmisión de información, sino también con el modelado de conductas y actitudes éticas. Sin embargo, en la frenética carrera hacia el logro de nuestras metas educativas, finalmente lo que nos da el pase al siguiente curso, seamos sinceros, son los objetivos académicos. Podemos comportarnos de la forma más incivilizada durante nuestro paso por la escuela porque al final, miramos un buen expediente y sonreímos. Es un buen estudiante, se traduce en saca buenas notas.

 

El Cultivo de Valores en el Ámbito Educativo

 

Reconocer y cultivar valores en el entorno educativo es esencial para formar ciudadanos íntegros y responsables. Los educadores deben preguntarse no solo qué enseñan, sino también cómo lo hacen y qué mensajes subyacentes transmiten a través de sus acciones diarias. El respeto, la empatía, la integridad y la justicia son solo algunos de los valores fundamentales que deben permear todas las interacciones dentro del aula. Los docentes no solo son transmisores de conocimiento, sino también modelos a seguir para sus alumnos. Cada palabra pronunciada y cada acción realizada dentro del aula envía un mensaje poderoso sobre qué valores son importantes y cómo deben manifestarse en la vida cotidiana. Es a través de la coherencia entre lo que se enseña y cómo se vive que se construye una educación auténtica y enriquecedora.

La Planificación Curricular está llena de valores

 

La planificación curricular garantiza que la educación no solo sea académica, sino también formativa en un sentido más amplio. Los programas educativos se diseñan de manera que fomenten el desarrollo integral de los estudiantes, promoviendo valores como la colaboración, la responsabilidad cívica y el pensamiento crítico. Sin embargo, no son decisivos en el expediente de un estudiante con notas altas. Puede serlo, en un alumno de notas medias porque los valores se recompensan o se restan de las notas académicas. Así pues, un alumno con un cinco podría llegar a suspender y, un alumno con un cuatro podría llegar a aprobar.  En última instancia, para los estudiantes cuyas notas se alejan de la zona de riesgo, los valores no suponen nada. Por lo cual, el compromiso de priorizar y cultivar valores sólidos en el ámbito educativo, no permea por igual en todos los estudiantes.

La Evaluación del Éxito Educativo

 

La discrepancia entre los objetivos académicos y los valores educativos parece ser insuperable pues, pese a los años que lleva tratándose de poner en práctica, seguimos en el mismo punto que hace 40 años. La evaluación del éxito educativo acaba siempre por centrarse exclusivamente en los logros académicos, dejando de lado la importancia de los valores. Esta discrepancia se manifiesta de manera especialmente preocupante en el caso de los estudiantes con altas calificaciones. A menudo, se percibe que aquellos que obtienen buenos resultados académicos están cumpliendo con éxito los objetivos educativos, independientemente de su comportamiento o actitud hacia los valores fundamentales como el respeto, la responsabilidad o la empatía. Esta desconexión entre el rendimiento académico y la formación en valores puede conducir a una visión sesgada del éxito educativo, donde las habilidades cognitivas se sobrevaloran en detrimento del desarrollo moral y ético de los estudiantes.

 

Para abordar esta discrepancia entre valores y objetivos académicos, es necesario un cambio de paradigma en la forma en que concebimos y evaluamos el éxito educativo. Esto implica no solo reconocer la importancia de los valores en la formación de ciudadanos íntegros y responsables, sino también integrar activamente la enseñanza y la evaluación de estos valores en el currículo escolar.

 

Un Impacto Significativo en su Vida Adulta

Los valores son la guía del ser humano sobre cómo se quiere comportar de manera estable en su vida. Integrar la enseñanza y evaluación de estos valores en el currículo escolar es esencial y tendrá un impacto significativo en su vida adulta en la que puedan contribuir positivamente a la sociedad y alcanzar su máximo potencial como seres humanos.

Un individuo que ha sido educado en un entorno que valora la empatía, la responsabilidad y la integridad es más probable que se convierta en un miembro productivo y ético de la sociedad. Por lo tanto, la evaluación del éxito educativo no puede limitarse únicamente a los logros académicos, sino que debe tener en cuenta también el desarrollo de valores y poder llevar una vida adulta en la que puedan contribuir positivamente a la sociedad y alcanzar su máximo potencial como seres humanos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *